A lo largo de los años, distintas empresas a lo largo del mundo han realizado estudios para prevenir la erosión costera, diseñando módulos en función de las necesidades del entorno deteriorado. Estos estudios muchas veces requieren de un proceso largo y detallado, para garantizar que tras la colocación del módulo, se obtenga el beneficio esperado. Una de las técnicas más conocidas contra la erosión, es la utilización de los llamados “Geotubos“, que son grandes bolsas de alta resistencia de tejidos geosintéticos, alrededor de los cuales se ha desarrollado una amplia gama de aplicaciones, principalmente para el control de erosión de costas. Éstos se llenan con arena, tierra o lodos de dragado para formar diques, arrecifes artificiales y defensas costeras.

Estos geotubos, están preparados para resistir altas presiones, el agua salada, las altas temperaturas, o la exposición al sol. Deben ser módulos muy duraderos, para que a largo plazo no vuelva a surgir la erosión. Además de su función principal, también protegen de inundaciones, amplían las playas, y dan un mayor atractivo turístico a la zona, lo que otorga grandes beneficios económicos.

Otra interesante medida contra la erosión, se basa en el uso de “gaviones“, que son estructuras realizadas con mallas enrejadas de hierro galvanizado o acero inoxidable, las cuales se rellenan de piedras del lugar. También pueden fabricarse de plástico para prevenir la corrosión. Además, otras empresas sumergen bloques con alto índice de enganche, llamados “Xbloc”, que protegen contra las olas en diques rompeolas y líneas de costa, constituyendo el manto principal. Estos bloques se colocan con grúas o excavadoras, y son muy sencillos de ubicar, pues de forma individual no requieren de una orientación concreta.

¿Qué podemos ofrecer nosotros respecto a estas técnicas? Nuestros módulos destacan por ser multifunción. Nos parecen grandiosas ideas las que día a día se implementan para poner fin a la erosión, pero gran parte de éstas, tienen una única finalidad, resuelven el problema y nada más.  En cambio, nuestros módulos contra la erosión, tienen la ventaja de ser también arrecifes artificiales, ¿qué significa eso? que además de ayudar contra la erosión, también se genera fauna y flora marina, con su consiguiente impacto ecológico, económico y social. La estructura exterior mantiene una apariencia estándar o temática, y dentro se coloca el arrecife artificial que albergará la vida marina; con ésto se consigue resolver el problema de la erosión, y a su vez recuperar una zona anteriormente desierta, ¿quién no querría, además de solucionar la erosión, crear una explosión de vida en el lugar?

Ver nuestros módulos de arrecifes artificiales

En el aspecto ecológico, se consigue recuperar un fondo marino deteriorado, utilizando materiales que no contaminan el mar ni sus especies. Se genera biodiversidad marina, y se previenen diversas plagas, como las medusas o los erizos, al tratarse de arrecifes que facilitan la adhesión de anémonas, depredadoras de dichas plagas. Dicho impacto ecológico, influye directamente en la economía del lugar, primero porque la inversión realizada para la colocación de los módulos se aprovecha al máximo, obteniendo resultados, y segundo, porque fomenta el turismo, el comercio y las actividades recreativas a nivel de costa. Además, también nos dedicamos a la tematización de ambientes marinos, otorgando la posibilidad de que estas barreras, sean muy estéticas y de mayor atractivo para el buceo y el turismo. El proceso de creación de nuestros arrecifes es enteramente eco-eficiente, se fabrican fuera del agua tras el estudio previo de la zona de colocación, con materiales 100% ecológicos y duraderos. Son arrecifes fácilmente desmontables para que, en caso de darse algún problema o necesidad de ubicarlos en otro lugar, pueda realizarse de manera rápida y eficiente la acción.

Ver nuestro artículo sobre la erosión costera y nuestras soluciones

La erosión costera, además de por factores ambientales e incluso humanos, también puede ocasionarse por otros elementos marinos que se han deteriorado, perdiendo su función como barreras. Este es el caso de los arrecifes de coral degradados. Cuando se degradan los arrecifes, mueren los corales, y se erosionan hasta convertirse en escombros. Debido a este deterioro, una mayor cantidad de oleaje traspasa hasta las playas y las erosiona. Este fenómeno trae graves consecuencias, poniendo en riesgo a las personas y sus propiedades, además de reducir los recursos pesqueros, afectando negativamente al buceo, e incluso obligando a comunidades costeras a replegarse o pagar para construir barreras. Un arrecife saludable, actúa como barrera contra el oleaje, alberga corales vivos de gran importancia para la industria pesquera y tienen su cima cerca de la superficie del mar. Sirven como criadero de diversas especies de peces y crustáceos, por tanto, a la hora de estudiar la erosión costera, hay que tener en cuenta un factor tan importante como es el estado de los arrecifes de coral, pueden ser la causa.

Tal vez podría interesarte

Comments are closed.